63 Català Verbs i exercicis

Exercicis

  1. Escrigui el gerundi del verb néixer:

  2. Descrigui completament la forma verbal anàrem: .

  3. Escrigui la 2a. persona singular i plural de l’imperatiu del verb vendre:

  4. Escrigui la 2a. i la 3a. persones plural de l’Imperfet de subjuntiu del verb estar: 

  5. Escrigui el participi del verb admetre:

  6. Escrigui la 1a., 2a. i 3a. persones singulars del passat simple del verb compondre:

  7. Descrigui completament la forma naixéssim:.

  8. Escrigui la 2a. persona i la 3a. persona plural del Passat perifràstic d’Indicatiu del verb vèncer:

  9. Escrigui la 1a. i la 3a. persones plurals del Condicional del verb admetre:.

  10. Escrigui la 1a. i la 2a. persones plural de l’Imperfet d’Indicatiu del verb aprendre:

  11. Escrigui la 2a. persona del singular i del plural del present de subjuntiu del verb anar:

  12. Descrigui completament la forma venceren:

  13. Escrigui la 2a. persona del singular i del plural de l’imperatiu del verb poder:

  14. Escrigui la 1a. persona singular del Present de subjuntiu del verb beure:

  15. Escrigui la 2a. persona singular del Passat simple del verb ésser:.

  16. Escrigui la 2a. persona del plural del present de subjuntiu del verb voler:  .

  17. Escrigui la 1a. i la 2a. persones del plural de l’Imperfet d’Indicatiu del verb dur:

  18. Descrigui completament el temps verbal de volguérem:

  19. Escrigui la 1a. i la 2a. persones del plural de l’imperatiu del verb dir:

  20. Escrigui la 2a. persona plural de l’Imperfet de Subjuntiu del verb descobrir:

  21. Quin és participi femení plural del verb sofrir?

  22. Escrigui la 2a. persona del plural del Present d’Imperatiu del verb desposseir: 

  23. Escrigui la 2a. persona singular del Present de Subjuntiu del verb succeir:

  24. Escrigui la 2a. persona singular del Passat simple d’Indicatiu del verb escollir:

  25. Escrigui la 3a. persona del plural del present de l’imperatiu del verb enllestir:

  26. Escrigui la 2a. persona singular del verb lluir (el sol):

  27. Escrigui la 1a. persona singular del present de subjuntiu del verb arrodonir:

  28. Descrigui completament la forma verbal de tingues:

  29. Quins modes i temps verbals tenen l’increment -eix- en els verbs de la 3a. conjugació?

  30. Escrigui la 1a., la 2a. i la 3a. persones singulars del Present d’Indicatiu del verb vèncer:

  31. Descrigui completament la forma verbal estiguérem:

  32. Escrigui l’imperatiu de vendre:

  33. Descrigui completament la forma verbal creixeràs:

  34. Escrigui la 3a. persona plural de l’Imperfet de Subjuntiu del verb compondre:.

  35. Escrigui el gerundi del verb néixer:

  36. Escrigui la 1a., 2a. i 3a. persones singular del futur del verb admetre:

  37. Escrigui la 1a. i la 2a. persones singulars del present d’indicatiu del verb vendre:

  38. Escrigui la 2a. i la 3a. persones plural del Present de subjuntiu del verb anar: 

  39.  Descrigui completament la forma verbal naixíeu:

  40. Escrigui la 1a. persona plural del Present d’imperatiu del verb escriure:

  41. Escrigui la 1a. i la 2a. persones plural de l’Imperfet de Subjuntiu del verb ésser

  42. Escrigui la 2a. persona singular del present de subjuntiu del verb voler:

  43. Escrigui la 3a. persona plural de l’Imperfet de Subjuntiu del verb poder

  44. Escrigui la 2a. persona plural del Present d’Imperatiu del verb beure:

  45. Escrigui la 2a. persona singular del Present d’Imperatiu del verb dir:.

  46. Descrigui completament la forma verbal dèiem:

  47. Descrigui completament la forma verbal escrivíreu:

  48. Descrigui completament la forma verbal féssim:

  49. Escrigui la 2a. persona plural de l’Imperfet de Subjuntiu del verb sobresortir:

  50. Quin és participi femení plural del verb oferir?

    Solucions Exercici

    solució verb català

 

Conjugació Verbs Catalans:

http://www.edu365.cat/eso/muds/catala/conjugacio.htm

http://www.verbscatalans.com/

Català 60 Perifràstic i d’altres verbs

Una mica de repàs de la teoria del verb,

Recordem el perifràstic,

verb-tots-els-temps-14-638

verb-tots-els-temps-15-638el-passat-perifrstic-4-638

Exemple de verb conjugat:

dori-dos-1213mt004r1verbs-9-638

Avui farem aquest exercicis de verbs,

1.- El primer canviar els verbs del present d’indicatiu pel passat perifràstic d’indicatiu:

Nuevo doc 24_1

2.- El segon, del passat perifràstic d’indicatiu al passat simple:Nuevo doc 24_2

3.- El Tercer conjugar el present del subjuntiu d’aquest verbs: Actuar i TriarNuevo doc 25_1

4.- El Quart conjugar el pretèrit imperfet del subjuntiu d’aquest verbs: Agrair i PosseirNuevo doc 25_2

5.- Cinquè, completa la sèrie:

Nuevo doc 25_3

6.- Per Ampliar:

Exercicis Online:

cropped-definitiva2

 

http://www.verbscatalans.com/

http://www.xtec.cat/~gperez12/verbs.htm

http://www.edu365.cat/primaria/muds/catala/conjugacio.htm
Vocabulari d’accions

Conjugar verbs en català

Conjugar verbs en català II

Conjugar verbs en català III

Viccionari:Llista dels verbs catalans

55 Castellà El VERB

Abans de començar recordar, com va la lliga, del THATQUIZ: https://www.thatquiz.org/ca/

Captura de pantalla 2017-03-14 a les 12.19.48

I ara començem… amb un resum de la avaluació…

Si teniu ganes veurem un parell de vídeos,

un que parla de l’anàlisis sintàctic,

un parell d’anàlisis morfosintactic, per si interessa,

i un altre que parla de la morfología de les paraules,

Introducció

El Verb

Complements Verbals

Uns quants Exercicis

Verbs en Català

Anàlisis Morfosintàctic

 

Exercicis

Exercicis Online

verbs:

http://www.todo-claro.com/castellano/principiantes/gramatica/El_presente/Seite_5.php

http://www.vocabulix.com/online/Aprender/Verbos

anàlisis oracions:

http://delenguayliteratura.com/1a6_Analisis_sintactico_de_oraciones_simples_ejercicios_resueltos.html

http://www.gramaticas.net/2012/09/ejercicios-y-ejemplos-de-analisis.html

Per Ampliar

Para ampliar:

diferencias-entre-el-modo-indicativo-y-subjuntivo-1-638.jpg

 

 

TIC 55 Eines

Ademas de los ejercicios y exámenes que haremos en clase, informo que puntuará en la nota final, la participación y vuestro trabajo en la Liga  y los trabajos  que haréis en esta evaluación:

Liga

https://www.thatquiz.org/ca/

Trabajos

1.- Película: Análisis y Comentario de 2 películas siguiendo el guión de la noticia del wordpress.

https://pifelectroagustiserra.wordpress.com/2017/02/17/tic-52-videoforum-half-nelson/

La 2a película, es la que queráis pero consensuada con el profesor.

2.- Trabajo História Social

a)Guerra Civil y 2a GM

https://pifelectroagustiserra.wordpress.com/2017/02/22/tic-socials-36/

b)História de Catalunya y sus Instituciones democráticas.

3.- Expresión Oral

El Resumen de “Aristóteles el despistado” y un trabajo de Aristóteles y Pitágoras y su Teorema.

http://cultura.elpais.com/cultura/2016/08/13/actualidad/1471105453_060141.html

4.- Video Currículum vuestro:

Ejemplos:

algunos consejos:

TIC Socials 36

Exercici: Editar la teva notícia de la 2a República Espanyola i de la Guerra Civil amb el teu nom al wordpress.

Ha de tenir:

1. Un Resum Històric.
a. Esdeveniments (Esquema)
Citar la font de les dades
    b. Resum de dades del conflicte
Una imatge i un link
c. Personatges històrics (Fotografies, bibliografies)
Utilitzar un link.
d. Un documental de vídeo linkejat.

2. Fotografies històriques.

3. Un Mapa del conflicte.

4. Un GIFF de la Guerra Civil.

5. Una Tria de les Cançons de la Guerra Civil que més t’agradin.

6. Una Valoració de 100 paraules feta per vosaltres del conflicte.

Aquí tens algunes dades,

http://guerracivil.sabanet.es/pagina2.htm

II República Española (1931 – 1936)

Proclamación de la Segunda República

 

Introducción

La década de los años treinta fue para España una de las más agitadas de su historia contemporánea. De una gran ilusión transformadora y modernizadora se pasó a una guerra civil de dramáticas y persistentes consecuencias. La década comenzó con una dictadura militar, dirigida por el general Miguel Primo de Rivera, y terminó con el inicio de otra dictadurdictadura -mucho más larga y dura, que mantuvo durante cuarenta años una división radical de la sociedad española-, la personificada en Francisco Franco. Entre ambas dictaduras se desarrolló primero la experiencia democrática más avanzada de la contemporaneidad española y después la más cruenta Guerra Civil que este país tuvo en los últimos siglos. La II República significó la equiparación constitucional con las potencias democráticas europeas; y la posterior contienda fratricida, con una amplia participación internacional, significó la primera etapa de la guerra mundial que estallaría a su término. Por todo ello, la década de los años treinta ha sido una de las más trascendentales en la historia de España del siglo XX, tanto por las expectativas e ilusiones que despertó, como por la cruda realidad que dramáticamente acabó sucediendo.

 

De la monarquía a la República

Al período de la dictadura de Primo de Rivera general_miguel_primo_de_riverale siguió otro que, en comparación con el anterior, fue conocido como la dictablanda.El rey decidió iniciar un lento retorno a la legalidad constitucional, para lo que encargó la formación de Gobierno al general Dámaso Berenguer se restableció la Constitución de 1876, retornaron a sus puestos los concejales y diputados provinciales cesados por la dictadura en 1923 y se promulgó una amnistía general. Pero en realidad el estilo de gobierno sigue siendo el mismo, realizándolo por decreto y sin la reunión de las Cortes, cerradas desde hacía siete años, ni la convocatoria de elecciones para la elección de un nuevo parlamento. Esto significó el definitivo golpe de gracia a la monarquía, pues la oposición no se organizó sólo en contra del gobierno sino con el objetivo de derribar el régimen monárquico. Los distintos partidos de la oposición acabaron conformando un consenso generalizado que se materializó en el Pacto de San Sebastián; el-pacto-de-san-sebastian2
en él no sólo participaron todos los partidos declaradamente republicanos, sino también el PSOE y varios partidos catalanistas. El compromiso alcanzado era la proclamación de la República, para lo que se elige un Comité Revolucionario, pero no queda claro el modo en que esto se llevará a cabo. Paralelo a este grupo político se creó un Comité Militar, formado por oficiales medios de ideología republicana, que inició una conspiración que debía realizar un golpe de fuerza en diciembre de 1930. Este golpe se produjo de forma imprevista y poco organizada en la sublevación de Jaca, encabezada por los capitanes Galán y García Hernández, a la que se sumó, con posterioridad a los hechos y
más por coherencia política que por apoyo al mismo levantamiento, el Comité Revolucionario reunido en Madrid; la improvisación y las escasas fuerzas que logró sublevar condujeron al fracaso de la intentona golpista. Sin embargo, este fracaso fue beneficioso para la causa republicana, pues impidió que el nuevo régimen fuera alcanzado por las armas y creó los primeros mártires de la causa. Galán y García Hernández fueron ejecutados y todos los miembros del mismo Comité Revolucionario encarcelados. tema14lacrisisdelsistemaliberal-elreinadodealfonsoxiii120523162840phpapp01-50-638El Gobierno Berenguer pretendió entonces celebrar unas elecciones generales, pero se opusieron a participar en ellas todas las fuerzas democráticas integrantes del Pacto de San Sebastián.La respuesta más importante, sin embargo, procedió del principal grupo monárquico, dirigido por Romanones, que participaría en las elecciones sólo si el parlamento salido de ellas tuviera carácter de Cortes Constituyentes. La mala respuesta recibida aconsejó al rey la sustitución del Gobierno y, el 13 de febrero de 1931, se formó un nuevo gabinete de concentración monárquica presidido por el almirante Aznar. El plan anterior es descartado y se decide un retorno a la normalización constitucional de más envergadura, más rápido, y aplicado de forma escalonada. Primero se celebran elecciones municipales y posteriormente provinciales y generales; la aplicación de este plan se evidenció imposible, pues los partidos del Pacto decidieron participar, pero dándole a los comicios una intencionalidad muy distinta, presentándolos como un plebiscito sobre la persistencia de la monarquía. La elecciones municipales se celebraron el 12 de abril de 1931 y fueron ganadas en términos absolutos por los partidos monárquicos; sin embargo, en lasescanear0021 grandes ciudades fue rotunda la victoria de los partidos coaligados en el Pacto de San
Sebastián, cuyos principales dirigentes, integrantes del Comité Revolucionario seguían estando en prisión. La lentitud de los resultados del ámbito rural, donde se impusieron abrumadoramente los monárquicos, se conocieron mucho después que los de las grandes ciudades, por lo que se generó un sentimiento eufórico de victoria republicana. Al día siguiente de los comicios, el Gobierno del almirante Aznar se dividió ante los pasos que debían tomarse. Aunque unos ministros pretendían sostener la situación e incluso optar por un retorno a la dictadura ante un esperado levantamiento republicano,otros se opusieron al uso de la fuerza y solicitaron una negociación con los líderes opositores para que el pueblo español pudiera miguel_primo_de_rivera_portada-1expresar su voluntad al respecto. Alfonso XIII apoyó esta opción y se le ofreció al Comité Revolucionario la formación de un gobierno de concentración y la convocatoria de unas Cortes constituyentes que decidieran sobre el futuro régimen político. La propia oferta evidenciaba la debilidad del Gobierno y el Comité no aceptó el plan propuesto, aduciendo que las elecciones habían sido ya un plebiscito que había mostrado la opinión antimonárquica del país. Los acontecimientos se precipitaron; imposibilitada la negociación, negada la posibilidad de ejercer la fuerza y con las calles 220px-alfonso_xiiideespanade las grandes ciudades controladas por las masas republicanas, el poder del Gobierno se desmoronó. Antes de sostener por cualquier medio sus prerrogativas, lo que muy probablemente
hubiera tenido dramáticas consecuencias, Alfonso XIII decidió abandonar Madrid el día 14 y, al día siguiente, España, camino del exilio, sin haber abdicado de sus derechos dinásticos y constitucionales. El 14 de abril de 1931 fue proclamada la República y el Comité Revolucionario pasó directamente de la cárcel a los despachos gubernamentales, convertido en Gobierno provisional al frente del cual fue designado Niceto Alcalá-Zamora.

Proclamación de la República en Barcelona

 

El proceso constituyente

proclamacic3b3-de-la-segona-repc3bablica

Las elecciones generales para la formación de Cortes constituyentes tuvieron lugar el 28 de junio, una vez reformada la ley electoral para hacer desaparecer el poder del arraigado caciquismo en amplios ámbitos rurales. Esta reforma tuvo como efecto secundario el de primar la composición de amplias coaliciones electorales, lo que con posterioridad tuvo unos trascendentales efectos de polarización social. Con la derecha monárquica aún traumatizada y una derecha liberal que apenas se había adaptado al régimen republicano, el centro radical y las izquierdas republicanas y socialistas se impusieron en las urnas. Las Cortes, unicamerales, presentaron un escorado predominio de estos grupos, lo que produjo una diferenciación importante entre la representación parlamentaria y la propia composición social del país, mucho menos avanzada y progresista. Este hecho se vio resaltado por una gran altura intelectual del conjunto de la Cámara, pero al mismo tiempo una escasa experiencia política; ambos hechos tuvieron como principal consecuencia que en numerosos casos la ambición realizadora no estuviera en relación con la capacidad real de transformación del país. La Constitución fue un fiel reflejo de las Cortes, prolija y pormenorizada, haciendo muestra de un radicalismo democrático que en ocasiones no diferenciaba el idealismo de la simple utopía. La Constitución de la II República definía el régimen como una “República de trabajadores de toda clase”; se caracteriza por consagrar un poder legislativo muy fuerte, en contraste con un ejecutivo subordinado al anterior y una Presidencia de la República con muy escasos poderes. Hacía, por primera vez, realmente universal el derecho al voto, otorgándolo a la mujer. Dos de los artículos más debatidos fueron el 26, relativo a la cuestión religiosa, y el 32, que reconocía el derecho de conformar regiones autónomas, aún dentro de la estricta unidad de España, definida como Estado integral, compatible con la autonomía de los Municipios y las Regiones.

Composición de las Cortes Constituyentes

 

El bienio reformista: Azaña

Aprobada la Constitución el 9 de diciembre de 1931, las Cortes sancionaron el nombramiento del primer Presidente de la República, Niceto Alcalá-Zamora, quien a su vez designó como Presidente del Gobierno a Manuel Azaña. Al no disponer su grupo de mayoría en la Cámara, los dos siguientes años Azaña gobernó en una amplia coalición con republicanos de izquierda y socialistas; lo que permitió que se desarrollara un programa de una gran ambición transformadora y reformista. Los campos donde mayor transcendencia tuvo esta labor de gobierno fueron los siguientes:

Manuel Azaña

 La cuestión religiosa fue sin duda una de las que más crisparon a la sociedad de los años treinta. La pretensión del equipo de gobierno era la de reducir la extraordinaria fuerza económica y social de la Iglesia católica. En 1931 había en España casi 110.000 religiosos, 32.600 del clero secular y 77.000 del regular, pertenecientes a 42 órdenes masculinas y 178 femeninas; la proporción de religiosos por habitantes (uno cada 493) era la más alta del mundo después de la de Italia; la Iglesia declaraba poseer doce mil fincas rústicas y más de ocho mil edificios urbanos, a los que debían sumarse otras miles de propiedades no escrituradas; además, de acuerdo con el Concordato de 1851, el Presupuesto del Estado era el sostenedor de este verdadero ejército religioso, a lo que se añadían las aportaciones de los fieles y las rentas del patrimonio. Sin embargo, la importancia de la Iglesia iba mucho más allá de sus recursos económicos y humanos; su influencia radicaba en la autoridad moral sobre la población, en la bien organizada red de instituciones culturales y benéficas, de medios de comunicación y la participación mayoritaria en el sistema educativo. Los dirigentes republicanos, herederos de un laicismo comprometido, pretendieron desde un primer momento reducir la capacidad de influencia del poder fáctico eclesiástico. Esto era tanto más necesario con el apoyo que las jerarquías realizaron desde un principio a la causa monárquica y el esfuerzo legitimador de toda actuación contraria a la República. Los más notorios de estos jerarcas fueron el cardenal primado de Toledo, Pedro Segura, y el obispo de Vitoria, Mateo Múgica, fundamentalistas religiosos y radicales monárquicos que acabaron siendo expulsados del país. Los incidentes más graves sucedieron en mayo, tras la pastoral de Segura del día 1 y la fundación del Círculo Monárquico en Madrid. Una serie de provocaciones condujeron al intento de incendiar el diario ABC, con una represión del acto por la Guardia Civil que produjo dos muertos; esto produjo una oleada de asaltos e incendios de edificios religiosos que se extendió durante cuatro días por Madrid, Málaga, Sevilla, Córdoba, Cádiz, Alicante y Valencia; más de un centenar de edificios, con sus tesoros artísticos, fueron pasto de las llamas. La quema de conventos supuso un duro golpe para la joven República, cuyo inexperto Gobierno fue acusado de debilidad, pero más importante, la alegre confraternización del mes anterior fue sustituida por una tensión que en los sectores católicos alcanzaba categoría de crispación.

Iglesia quemada durante la República

Aunque fue postergado el debate sobre el tema religiosos para evitar enfrentamientos enconados, en la redacción constitucional se evidenció aún más claramente el profundo desacuerdo entre las distintas fuerzas políticas. Mientras conservadores y liberales reducían las reformas a la separación entre Iglesia y Estado y la firma de un nuevo Concordato, los radicales y socialistas exigían la expulsión de las órdenes religiosas y las restricciones al culto. La resolución alcanzada, propuesta por Azaña, fue la reducción de la presencia de órdenes (expulsión de los jesuitas y congelación del número de eclesiásticos) y la prohibición de ejercer la enseñanza; legalización del divorcio y secularización de cementerios. Aunque las medidas estaban justificadas por la absorción de funciones administrativas que conllevaba la separación de la Iglesia y el Estado, el modo en que se ejecutaron hirió gratuitamente a una buena parte de la sociedad e incluso encontraron opositores entre sinceros republicanos laicistas, que, sin embargo, eran enemigos del anticlericalismo que destilaban más las exposiciones, que las medidas adoptadas.

– La reforma agraria fue uno de los más ambiciosos proyectos de este período, al afrontar la resolución del problema del campo español, con graves deficiencias de tecnificación, inversión y propiedad. La reforma agraria, que se había abordado ya en casi todos los países europeos, fue importante para la República por ser causa de las mayores esperanzas, pero también de las más enconadas resistencias y de los enfrentamientos más apasionados. Por todo ello la tramitación de la ley fue extraordinariamente dificultosa, ante la gran cantidad de intereses encontrados y los compromisos a los que debía atenderse. Ante las Cortes se presentaron varios proyectos que, bien por su relevancia o su mesura, encontraron la oposición de unos y otros. De nuevo el fracaso del golpe de Estado de Sanjurjo ayudó a su aprobación; se expropiaron, sin indemnización, las tierras de los antiguos grandes de España y, con indemnización, otras posesiones en las catorce provincias de la España latifundista: Andalucía, Extremadura, sur de La Mancha y Salamanca. Se pretendía asegurar el asentamiento de sesenta a setenta mil jornaleros anuales durante los siguientes quince años, pero en los dos años en que fue aplicada apenas llegaron a veinte mil los asentados en una extensión reducida. Para el desarrollo de la Ley se creó el Instituto de Reforma Agraria, cuya falta de recursos y lenta burocracia agravó las dificultades para la puesta en marcha de la reforma; también se creó el Banco Nacional de Crédito Agrícola con el propósito de realizar préstamos que fomentaran el cooperativismo agrario, pero la iniciativa fracasó ante la cerrada resistencia de la Banca privada. Todo ello produjo una deficiente y lenta aplicación de la reforma, lo que causó la decepción de las esperanzas de buena parte del campesinado, lo que contribuyó claramente a su radicalización. A su vez, la Ley de Reforma, en grado similar o superior a la cuestión religiosa, hizo que se consolidara un fuerte grupo de oposición al Gobierno azañista; medianos y grandes propietarios se organizaron en ligas y patronales que boicotearon la aplicación de la reforma por cualquier medio, lo que llevó a su práctica parálisis durante el segundo bienio republicano.

– La cuestión militar: Azaña comenzó a ser un político conocido al desempeñar en el Gobierno provisional la cartera de Guerra y con posterioridad siguió desempeñando este ministerio junto con su cargo de Presidente del Gobierno. En 1931 el Ejército español era una institución con graves deficiencias de ordenación, tecnificación e identidad; la crisis de 1917 había hecho que el Ejército recuperase el papel político que había perdido durante la Restauración, lo que se materializó de modo máximo con la dictadura de Primo de Rivera y los gobiernos de la dictablanda. Pero esa autonomía del poder civil y el extraordinario poder que acumulaba la institución no le permitía estar exenta de rencillas personales, agrupación corporativa por armas o por destinos y claros enfrentamientos internos por cuotas de poder. Las funciones a las que se había reducido su cometido eran la vigilancia del orden público y la ocupación del territorio del pacificado protectorado marroquí. El Ejército tenía dos graves deficiencias internas: la hipertrofia de la oficialidad respecto al número de soldados y los escasos recursos bélicos con los que contaba, gran parte de ellos obsoletos cuando no sencillamente inservibles. Desde el desastre de 1898 el Ejército había estado esperando una reforma que nunca llegaba. Fue Azaña quien desarrolló una profunda reforma militar que perseguía los objetivos de funcionalidad (reducción del desproporcionado número de oficiales), sometimiento al poder civil (para lo que se hizo desaparecer el Consejo Superior de Justicia Militar, los gobernadores militares y la prensa del Ejército) y tecnificación (inversión en nuevos equipamientos). El propósito final de Azaña con la reforma fue, según sus propias palabras, el de convertir al Ejército “en brazo armado de la nación, no columna vertebral de la patria”. Sin embargo, esta reforma, aun desarrollada con mucho más sentido del tacto y la oportunidad que la religiosa, no alcanzó sus máximos objetivos, como las circunstancias posteriores no dejaron de evidenciar. La exigencia del juramento de fidelidad a la República fue acatada por gran número de oficiales sin grandes convicciones, pero los obstáculos más importantes fueron la falta de tiempo y, sobre todo, de recursos financieros con los que modernizar humana y materialmente al que se pretendía que fuera nuevo Ejército republicano.

– El sector laboral: al frente del Ministerio de Trabajo se situó el socialista Largo Caballero, líder a su vez del sindicalismo. La actuación de Largo se circunscribió a la estrategia de conquista social de la UGT, más preocupada por el control del sistema económico que por la transformación revolucionaria. En consecuencia, la línea reformista de origen socialdemócrata desarrollada perseguía los siguientes objetivos: una mejora rápida de las condiciones de los asalariados, en especial los agrícolas, que impidiera la radicalización de los sectores más bajos; una fortalecimiento de la representación de los trabajadores (en especial de UGT, marginando a la CNT de los órganos corporativos) al tiempo que se debilitaban las patronales para favorecer mejores condiciones de negociación; y finalmente una campaña de extensión y unificación de los seguros sociales. Creó las delegaciones provinciales de trabajo con el objeto de hacer un seguimiento más puntual de la política laboral y estudiar los problemas específicos de cada zona; inspirados en los comités paritarios de la dictadura se crearon los Jurados Mixtos, órganos de arbitrio para solucionar los problemas laborales pacífica y rápidamente; lo que no siempre se consiguió, pues la paz social estuvo lejos de conseguirse. A la labor de Largo al frente del ministerio se le puede objetar la ausencia de un plan general contra el paro, en parte paliado con la inversión en grandes infraestructuras.

Largo Caballero

– El problema nacionalista: la República tuvo la valentía de abordar por primera vez en profundidad una problemática secular que había llevado a dramáticos desencuentros en las décadas anteriores. Como ya se vio, la proclamación del Estat Catalá por Maciá hizo necesaria la instauración de la Generalitat y, en agosto de 1931, Cataluña votó en referéndum su estatuto de autonomía que, tras un tortuoso paso por las Cortes, fue aprobado en septiembre de 1932. Caso muy diferente fue el del País Vasco, donde la redacción del estatuto de autonomía dividió profundamente a la sociedad vasca; se redactaron hasta tres proyectos distintos de estatuto; el respaldo plebiscitario no se produjo hasta noviembre de 1933, mientras su aprobación en las Cortes se realizó ya en octubre de 1936. En Galicia el período republicano potenció la articulación política nacionalista (Partido Galleguista, creado en 1931, por Vicente Risco, pero su concreción institucional fue lenta; la redacción del estatuto no se concretó hasta finales de 1932 y el referéndum aprobatorio se celebró en junio de 1936, entrando para su aprobación por las Cortes el 18 de julio; el rápido control por los sublevados impidió su entrada en vigor. Otras esfuerzos de articulación de regiones autónomas, como los llevados a cabo en Valencia y Andalucía, no acabaron materializándose, bien por el enfrentamiento de las distintas fuerzas políticas o por el escaso respaldo popular a la iniciativa.

 

El segundo bienio Republicano

Antes de las elecciones convocadas para noviembre de 1933, el panorama político había variado susceptiblemente de las pasadas elecciones. En primer lugar, el electorado tenía la oportunidad de expresar el grado de apoyo que otorgaba al reformismo del primer bienio, y así fueron presentadas las elecciones por los grupos de la oposición; en segundo lugar, se habían modificado artículos importantes de la ley electoral, que permitían una rentabilización mayor de los votos obtenidos a las fuerzas que alcanzaran coaliciones lo más amplias posibles; además existía la incógnita de los seis millones de votos de mujeres que votaban por primera vez. Por último, la aparición de nuevos partidos, el desgaste de la labor de gobierno, y las tensiones acumuladas en la coalición republicano-socialista, hacían vislumbrar un resultado imprevisible. Los partidos republicanos se presentaron divididos y muy enfrentados en su disputa por un mismo electorado de centro. En el Partido Socialista aparecieron graves enfrentamientos entre sus líderes, con opiniones opuestas ante la posibilidad de coaligarse con otros grupos republicanos o tratar de obtener el poder en solitario. En contraste con los anteriores, los radicales afianzaron su imagen de centro republicano, coligándose en algunas circunscripciones con fuerzas de izquierda o de derecha según las posibilidades. Pero sin duda fue la derecha la que más esfuerzos movilizó para alcanzar una amplia coalición electoral que permitiera poner término a la actuación de una república reformista que, según su opinión, iba en contra de los intereses de las más sólidas instituciones nacionales y de la mayor parte de la sociedad española. El 12 de octubre se alcanzó la Unión de Derechas y Agrarios, en el que se reunían las candidaturas de la CEDA, los alfonsinos, los tradicionalistas y los independientes agrarios y católicos; el peso de la CEDA se manifestó en la elaboración de listas, lo que permitió una máxima rentabilidad parlamentaria de los comicios. Si la crisis anterior había evidenciado la imposibilidad de sostener una República de centro-izquierda, las elecciones de noviembre de 1933 abrieron la oportunidad de que la República se estabilizara en una versión más conservadora o incluso aplicando medidas contrarias a algunas reformas anteriores. Los resultados electorales significaron un vuelco completo al panorama político parlamentario: la derecha católica y el centro radical alcanzaron una amplia mayoría absoluta.

Composición de las Cortes, 12-1933

Las dos principales fuerzas políticas eran la Confederación Española de Derechas Autónomas, liderada por Gil Robles, y el Partido Radical de Lerroux; dada su mayoría eleccionesparlamentaria, del entendimiento de ambas fuerzas dependía que la república conservadora se asentara. A pesar de sus profundas diferencias ideológicas, la actitud paulatinamente más conservadora de Lerroux hizo que alcanzara rápidamente un apoyo parlamentario cuando fue propuesto como Presidente del Gobierno. Los gobiernos radicales contaron desde el comienzo con importantes oposiciones, incluidos los sectores del Partido Radical que se oponían a solicitar el apoyo de la CEDA (acabaron formando grupo aparte en torno a Martínez Barrio) y de aquellos cedistas integristas que no aceptaban sostener un gobierno de republicanos históricos. La oposición más radical la llevaron a cabo no sólo los partidos de izquierda (en especial una parte del PSOE liderada por Largo Caballero, quien solicitaba la toma inmediata del poder por la clase trabajadora), sino también grupos de centro y derecha catalanes y vascos, que veían peligrar la continuidad o consecución de sus estatutos de autonomía. Esta oposición, las diferencias ideológicas y las distintas estrategias políticas hicieron que la característica principal del segundo bienio republicano fuera la inestabilidad. En apenas dos años hubo ocho crisis ministeriales; Lerroux presidió seis veces el Consejo de Ministros, siendo ocasionalmente sustituido por los también radicales Samper, Chapaprieta y finalmente por Portela Valladares.

 

La revolución de octubre

La polarización de la política española durante el período republicano hizo que cada vez más pudiera dibujarse una línea de separación entre derecha e izquierda. La tensión entre ambos polos estalló con el nombramiento de los ministros de la CEDA, aunque venía preparándose con anterioridad. La protesta de los grupos políticos del resto del arco parlamentario se vio completada con la declaración precipitada de una huelga general. Esta huelga resultó un fracaso en la mayor parte de España, dado que la CNT no quiso participar en ella y los socialistas no emplearon toda su capacidad movilizadora en zonas como Madrid y el País Vasco, donde disponían de gran poder político y sindical. Sin embargo, en dos lugares el desarrollo de la huelga degeneró en acontecimientos de una enorme gravedad. En Barcelona el Presidente de la Generalitat, Lluís Companys, fue desbordado por el nacionalismo radical y proclamó nuevamente el Estat Catalá dentro de una República Federal Española. Sus intentos de apoyarse en la extrema izquierda, la milicia autóctona y la oficialidad del ejército fueron inútiles y su insurgencia fue rápidamente sofocada, aunque los combates tuvieron como resultado medio centenar de muertos. En represalia por este pronunciamiento el estatuto de autonomía catalán fue suspendido, Companys enjuiciado y condenado a muerte, aunque fue indultado.

Lluis Companys

En Asturias, bien organizada y con un apoyo masivo, la huelga triunfó y alcanzó categoría de revolución social. La crisis minera que se venía arrastrando desde los años anteriores favoreció la unión de todos los sindicatos y su movilización bajo la consigna UHP (Unión de Hermanos Proletarios). El orden revolucionario fue impuesto en las cuencas mineras, Gijón y Avilés, sometiendo a Oviedo a un cerco en toda regla. Para reprimir el levantamiento revolucionario se hizo precisa la declaración del estado de guerra y la intervención del ejército colonial, dirigiendo la campaña el general Francisco Franco.francisco-franco-y-adolf-hitler En algunos lugares el enfrentamiento tuvo tintes de auténtica guerra civil; se produjeron más de mil muertos, tres mil heridos y unos treinta mil detenidos, además de unos enormes destrozos materiales. La ejecución de treinta y cuatro sacerdotes, varios guardias civiles y paisanos de notoriedad conservadora alarmó a la opinión pública derechista que exigió medidas represivas a la altura de los acontecimientos. El ejército, y en especial la Guardia Civil, desató una represión durísima con ejecuciones sumarias y torturas. Aunque hubo decenas de condenas a muerte sólo se ejecutaron dos, contra la opinión de la CEDA que quería una represión mucho mayor sobre los dirigentes revolucionarios.

Las consecuencias de la revolución de octubre estuvieron a la altura de la gravedad de los acontecimientos. Aunque la izquierda salió debilitada, el efecto final fue la percepción de sus líderes de la necesidad de unirse para derrotar al bloque radical-cedista, lo que acabó dando origen a la coalición del Frente Popular. En el bloque gobernante la represión de la revolución dividió profundamente a las fuerzas de centro y derecha, aumentando en ésta la
influencia de la extrema derecha; los temores a una revolución generalizada en buena parte de la sociedad conservadora fueron utilizados por los sectores más radicales de la derecha para fortalecer lo que hasta ese momento habían sido simples grupúsculos muy minoritarios y alcanzar formaciones política susceptibles de movilizar masas; fue en ese momento cuando se produjo la unificación de distintos grupos de extrema derecha en el partido Falange Española; la notoriedad del liderazgo de José Antonio Primo de Rivera sirvió para incentivar la tendencia filofascista de la derecha.

Carga de la Guardia Civil

 

Las elecciones de 1936

Tradicionalmente se han presentado las elecciones que tuvieron lugar el 16 de febrero como la última oportunidad para la República, como la manifestación de la ordenación política española en dos bloques irreconciliables e incluso como preámbulo electoral de la Guerra Civil que asolaría el país meses después. Sin embargo, a comienzos de 1936 nadie contemplaba la cita electoral en ese sentido, sino más bien como un nuevo enfrentamiento legítimo para redefinir la orientación de la República. Respecto a la división del arco primo-de-rivera_thumb12parlamentario en dos conjuntos radical e inevitablemente enemigos es una imagen demasiado simple y esquemática. En realidad el bloque de derechas no llegó ni siquiera a consolidarse, el centro estaba sustancialmente dividido y sólo entre la izquierda y centro-izquierda se fraguó una coalición electoral, el Frente Popular. La derecha, tras la experiencia de su paso por la administración, sufrió un doble proceso de división y radicalización. Miembros de la CEDA descontentos con la política de participación en instituciones republicanas, antiguos monárquicos y republicanos independientes se habían reunido en el Bloque Nacional, liderado por Calvo Sotelo, de marcado tono autoritario y con veleidades monárquicas y filofascistas a un tiempo. Con planteamientos más radicales aún se encontraba la formación dirigida por Primo de Rivera, que definitivamente logró reunir en torno a sí a los grupos de línea explícitamente fascista bajo las siglas de FE de las JONS.

José Antonio Primo de Rivera

La gran novedad de las elecciones de febrero de 1936 fue la constitución de la mayor coalición electoral que lograra reunirse en todo el período republicano: el Frente Popular.lavoz Las gestiones para la formación de una gran bloque se iniciaron a comienzos de 1935, con la reunión de prácticamente todos los partidos de la izquierda republicana en la coalición de Conjunción Republicana; ésta invitó a los líderes socialistas a integrar una “coalición de partidos de izquierda”. Los deseos de los líderes más moderados del socialismo español estaban en la misma línea, pero Largo Caballero estaba radicalmente en contra de una colaboración con los partidos burgueses y propugnaba una Alianza Obrera con los grupos más a la izquierda del PSOE. Esta oposición fue salvada con la inclusión en la coalición electoral del entonces minúsculo Partido Comunista. El Pacto del Frente Popular se alcanzó definitivamente a mediados de enero de 1936 y en él estaban integrados Izquierda Republicana, Unión Republicana, PSOE, UGT, Juventudes Socialistas, PCE, POUM y Partido Sindicalista. El establecimiento de grandes formaciones que reunieran las fuerzas progresistas y de izquierda se extendió por la Europa de los años treinta como un esfuerzo de frenar el aumento de los autoritarismos ordenancistas, fueran o no de corte fascista. La III Internacional con sede en Moscú aconsejó a los partidos comunistas que colaboraran con otros partidos socialistas e incluso que participaran en la gobernabilidad de los Estados burgueses con la finalidad de frenar el fascismo. En España, dada la reducida dimensión del PCE, esta decisión apenas tuvo influencia; al contrario que el caso francés, que en 1935 había logrado reunir en un Frente Popular todas las fuerzas progresistas defensoras de la República y que en las elecciones de mayo de 1936 lograría un triunfo aplastante.

Propaganda del Partido Comunista en 1936

El Frente Popular supo reunir todas las candidaturas y presentar un programa único. Esencialmente suponía que, en caso de triunfo, el régimen debía volver a la dinámica reformista del primer bienio; además de promulgar una amnistía total, se desarrollaría la Constitución hasta sus últimos extremos, se restauraría el estatuto catalán y se concederían al resto de las regiones que lo solicitaran, se relanzaría la reforma agraria, se establecería un plan contra el desempleo y el desarrollo económico y se potenciaría la enseñanza estatal, especialmente en los núcleos menos desarrollados. El sistema electoral primaba las grandes coaliciones y aunque porcentualmente los votos emitidos estuvieron muy igualados, la traducción en escaños de los resultados electorales arrojaron una amplia mayoría parlamentaria para los partidos del Frente Popular, la reducción de la CEDA a oposición poco operativa, el definitivo hundimiento de los radicales y la supervivencia de algunos partidos de centro y regionalistas. A pesar de la virulencia de la campaña y de los excesos dialécticos, la constitución de las Cortes y el traspaso de poderes se realizó dentro de la legalidad constitucional. Una vez celebradas las elecciones, con la mayor participación social de toda la República, poco hacía presagiar los dramáticos acontecimientos que se avecinaban.

Composición de las Cortes 12-1933

El gobierno del Frente Popular

2015122817581031221

El 19 de febrero se constituyó el nuevo Gobierno, presidido por Azaña y con miembros de su partido y de Unión Republicana; la marginación de los socialistas fue pactada, pues no se quería dar la impresión de un cambio demasiado brusco. La labor de este nuevo gobierno azañista se atuvo al programa conjunto del Frente Popular: reapertura del parlamento catalán, reinicio del proceso autonómico del País Vasco, promulgación de una amnistía general y aceleración de la reforma agraria. El asunto legislativo más delicado fue el cuestionamiento en las Cortes de la figura del presidente de la República Alcalá- Zamora. Por iniciativa socialista y en la única votación en que derechas e izquierdas alcanzaron un acuerdo en este período, el Presidente fue recusado y, en consecuencia, debió resignar sus poderes. El 10 de mayo las propias Cortes nombraron a Azaña como Presidente de la manuel_azana_1933República. Resultó ser un grave error, pues como pronto se evidenció no existía una personalidad comparable a la de Azaña para aglutinar todas las fuerzas del Frente Popular. Éste encargó la formación de gobierno al líder socialista más moderado, Indalecio Prieto; pero al no contar con la conformidad de otros dirigentes de su partido, debió renunciar al encargo. El Presidente del Gobierno fue finalmente Casares Quiroga, del partido de Azaña, que formó un gabinete continuista con respecto al anterior azañista. Pero lo más importante de este período fue el desarrollo de una doble dinámica política. Si el gobierno y las Cortes, a pesar de las dificultades del momento, mantenían la legalidad constitucional y desarrollaban el programa que les había llevado a sus cargos, en las calles proliferó una actuación radical que llevó a graves altercados de orden público. Anarquistas, radicales socialistas y miembros de la extrema derecha, usualmente por iniciativa propia y no siguiendo las dirección de sus partidos, generaron una dinámica de violencia y tensión social que ocasionó frecuentes enfrentamientos y atentados con el resultado de unos trescientos muertos y mil trescientos heridos de febrero a julio de ese año. A ello hay que sumar la ocupación ilegal de tierras y los atentados a instituciones religiosas, lo que contribuyó decididamente a inclinar a la derecha moderada hacia soluciones anticonstitucionales. Los grandes beneficiados de esta pérdida del control público fueron los grupos extremistas, fuerzas con escasa o nula representación parlamentaria, pero con una gran capacidad de movilización de grupos de agitadores o, sencillamente, de terroristas. El gobierno se veía incapacitado para frenar esa espiral de violencia y esperaba que, tanto el reforzamiento de la disciplina desde la dirección de los partidos, como el aumento de las fuerzas de orden público, acabaran con el clima de inestabilidad. Pero ambas medidas tardaron en producirse y la agitación callejera alcanzó su cenit el 12 de julio; pistoleros falangistas asesinaron al teniente de la Guardia de Asalto José Castillo, de conocida filiación socialista; en respuesta, al día siguiente compañeros de ese cuerpo asesinaron al principal dirigente de la extrema derecha, José Calvo Sotelo. La conspiración militar que se venía preparando desde hacía meses encontró la excusa necesaria para alzarse contra la República.

Calvo Sotelo, muerto

Guerra Civil Española (1936 – 1939)

La conspiración contra la República

El proceso democrático republicano estaba herido de muerte mucho antes del asesinato de Calvo Sotelo. A la altura de julio de 1936 e independientemente de la crispación creciente y la paulatina debilitación del gobierno, existían varios grupos preparando un golpe de Estado que acabara con la legalidad constitucional. El más antiguo de ellos era la trama cívico-militar de carácter monárquico que había protagonizado, en agosto de 1932, el fracasado golpe de Sanjurjo y hasta 1936 persistió en su intento de retornar al régimend-e-s-a-r-r-o-l-l-o-d-e-l-a-i-i-r-e-p-b-l-i-c-a-2-47-728 anterior por cualquier medio posible. El segundo gran grupo de conspiradores pertenecían a la extrema derecha; Primo de Rivera pretendió organizar un golpe de fuerza en el otoño de 1935, pero la indiferencia de los militares que fueron sondeados paralizó la organización. El tercer grupo fue sin duda el más importante, pues en su mano estaban nada menos que  la mayor parte de las mejores unidades del Ejército regular; entre 1933 y 1935 la conspiración castrense estuvo dirigida por la Unión Militar Española (UME), un colectivo secreto de jefes y oficiales que fue ganando influencia en los cuarteles pero sin alcanzar a seducir al generalato. A partir de 1935 los altos mandos entraron en contacto con la UME e iniciaron una segunda y rigurosa fase de la conspiración; ésta no tenía un carácter ideológico tan marcado como las anteriores, y pretendía con su acción la restauración del orden público y la reforma constitucional en aspectos sensibles a los conservadores.

Los resultados electorales con el triunfo del Frente Popular tuvieron un doble efecto en la trama conspirativa; por una parte muchos militares indecisos con anterioridad se decidieron definitivamente a sumarse a la conjura; por otra, los tres grupos anteriores acabaron uniendo sus iniciativas bajo dirección militar. El 8 de marzo se celebró en Madrid una reunión de altos mandos que organizaron una Junta Militar secreta para la organización y ejecución de un pronunciamiento que derribara al gobierno frentepopulista; esta Junta Militar, que contaba con la infraestructura de la UME, estaba presidida desde el exilio por Sanjurjo y pertenecían a ella los generales Mola, Franco, Goded, Saliquet, Fanjul, Ponte, Orgaz y Varela. j_mmue_202444_1_00001

Por medio de oficiales fieles a la República y de personalidades políticas tan dispares como Gil Robles e Indalecio Prieto, el Gobierno tenía noticias de las actividades de la UME y el entramado de la Junta Militar. El Gobierno reaccionó pronto ante las noticias de conspiración, pero su reacción fue tímida: detuvo a Orgaz y Varela y destinó al resto de los principales conspiradores a plazas alejadas de Madrid (Mola a Pamplona, Franco a Canarias, y Goded a Mallorca). Esto hizo que el Gobierno se sintiera seguro de controlar a los mandos superiores del Ejército y nada se hizo para investigar y descomponer la trama.

diario-del-golpe-03-1310731064688

A comienzos de julio los preparativos estaban ultimados. Mola se había convertido en el principal organizador del golpe, recibiendo una propicia acogida en Navarra, donde los carlistas pusieron a su disposición todos los preparativos que ya habían adelantado. El Director, como era conocido entre los conspiradores, pretendía que se realizara un golpe de Estado clásico: un rápido golpe de mano militar (con la sublevación coordinada de todas las guarniciones militares) que provocaría una inmediata caída del Gobierno. En caso de que esto no sucediera, la sublevación de las distintas regiones militares sería el preámbulo de la declaración del estado de guerra: Mola, desde el norte, y Franco, con el ejército de África desde el sur, convergerían sobre Madrid, donde Fanjul habría sublevado los cuarteles. Si el triunfo no era inmediato, los enfrentamientos durarían unas semanas; dos o tres meses a lo sumo si sindicatos y partidos de izquierda se hacían con armas y ofrecían resistencia. Después Sanjurjo desde Portugal, donde estaba exiliado, volaría a Madrid para encabezar un directorio militar al estilo del instaurado por Miguel Primo de Rivera trece años antes.

Todo estaba preparado; tan sólo faltaba una ocasión propicia. El doble crimen del teniente Castillo y Calvo Sotelo sirvió como justificación para encender la mecha de la mayor tragedia en la España del siglo XX.

El alzamiento y la Guerra Civil

La sublevación militar contra el legítimo Gobierno de la República acabó siendo designada por los ideólogos golpistas con la costista expresión de Alzamiento Nacional. En realidad, no lo fue hasta que fracasaron las expectativas de los dirigentes militares de un golpe de Estado rápido y contundente cuando de hecho se dio entrada en el movimiento sedicioso a partidos y agrupaciones capaces de movilizar masas importantes. Los primeros acontecimientos fueron protagonizados exclusivamente por unidades militares; la sublevación comenzó el 17 de julio en Melilla y al día siguiente se habían sumado gran parte de las guarniciones militares, aunque fracasaron la mayor parte de ellas. El triunfo o fracaso de los insurgentes en los diferentes lugares dependió del grado de preparación del golpe, del ambiente político en la región y, en ocasiones, de la mera casualidad; se impusieron rápidamente en Galicia, la Castilla del norte, Aragón, Navarra, Canarias, Mallorca y las plazas africanas; y fracasaron en las grandes ciudades y en las regiones industriales.

En Madrid los sublevados apenas pudieron hacerse con el aeródromo de Cuatro Vientos y con el Cuartel de la Montaña; ambos centros fueron tomados, tras cortos pero sangrientos combates, por unidades fieles a la República y por las primeras masas de obreros que fueron armadas por los sindicatos. La sublevación en Barcelona dependía de que se pusiera al frente de ella el general Goded, que había levantado Mallorca, pero incluso antes de su llegada la situación había sido controlada por las autoridades republicanas y de la Generalitat, pero sobre todo por la intervención de las masas sindicales armadas, en especial de la CNT. Por contra, la delicada situación del general Queipo de Llano en Sevilla logró salvarla con un ejercicio insólito de imaginación, utilizando la presión psicológica sobre la población mediante emisiones de radio y haciendo circular constantemente a las escasas unidades que disponía.

La primera semana de la sublevación fue crítica y en gran parte la suerte de la República se jugó en las decisiones de los dirigentes de uno y otro bando. Sanjurjo, que debía hacerse cargo de la dirección de la campaña, murió en un accidente de aviación, dejando descabezada momentáneamente la jefatura de los nacionales, como desde un principio se autodenominaron. El gobierno republicano tenía en sus manos los medios suficientes para abortar la intentona golpista.

El fracaso de un pronunciamiento rápido y contundente dio paso al segundo plan de guerra: la tenaza sobre Madrid del ejército del norte y el de África, al frente de los cuales se encontraban los generales Mola y Franco. El hecho que hizo saltar las posibilidades de la República fue el traslado de las unidades del ejército colonial en Marruecos a la Península; era el único cuerpo militar con real experiencia de combate y su actuación fue decisiva. Pero incluso esta segunda fase resultó también fallida ante la resistencia de la capital; este relativo fracaso del Alzamiento hizo que España quedara dividida en dos. Lo que se había preparado como una corta campaña degeneró en una cruenta Guerra Civil que, contra todas las expectativas anteriores, duraría tres años.

La República beligerante

Ante la consumación del golpe de Estado el gobierno de la República responde con una moderación que en parte buscaba cauces de diálogo con los insurgentes y en parte demostraba su escasa capacidad de reacción. El mismo 18 de julio, Casares Quiroga dimitió e inmediatamente se formó un nuevo Gobierno presidido por Martínez Barrio, que intentó entablar negociaciones con Mola y se opuso a entregar armas a los obreros, como pretendían socialistas y anarquistas, ante el temor de que se produjera una revolución proletaria desde el interior de la República. Cuando Mola rechazó la negociación, las presiones socialistas aumentaron y el gobierno, que se había formado cuando se encendían los faroles de Madrid ese 18 de julio, dimitió antes de que se apagaran a la mañana siguiente.

El nuevo Gobierno de la República lo presidió José Giral, que fue quien realmente tomó las primeras medidas para transformar la labor ordinaria de gobierno y hacer frente a la guerra; las más importantes de estas medidas fueron la transformación de la Guardia Civil en Guardia Nacional Republicana y la incautación de las industrias y tierras abandonadas por sus dueños. Sin embargo, la marcha de la guerra fue muy negativa para la causa republicana; el avance de las tropas nacionales sobre Madrid hizo que Giral renunciara a sus poderes en septiembre.

Se formó un nuevo gabinete de concentración con mayoría socialista, al frente del cual se situó el líder socialista Largo Caballero, que transformó radicalmente el modo de llevar la guerra, lo que abrió una lucha interna en el bando republicano. Sin un ejército regular de las dimensiones del de los sublevados que oponer a su avance y con buena parte de los mandos que había permanecido fieles a la República bajo sospecha, Largo alimentó su fama de Lenin español con la decisión de levantar en muy corto espacio de tiempo un ejército republicano al estilo del Ejército Rojo, formado de la nada por los bolcheviques para defender la Revolución en la guerra civil contra los Ejércitos Blancos. Para ello, Largo pretendía basar la fuerza del ejército republicano en la alianza de los sindicatos UGT y CNT, como únicas fuerzas capaces de movilizar a las clases trabajadoras en favor de la República.

Frente a esta idea se encontraba buena parte del Partido Socialista y, sobre todo, el Partido Comunista, fuerza minúscula al comienzo de la guerra pero con una gran capacidad de dirección en la guerra y con la fuerza que le otorgaba ser el receptor directo de la ayuda en material militar que llegaba procedente de la URSS. Ambas fuerzas pretendían concentrar todo el poder en el estado -y los partidos políticos que lo sostenían-, arrebatando el control de la contienda a los sindicatos.

Ante el cerco del ejército nacionalista a Madrid, el gobierno de la República y las Cortes abandonaron la capital y se instalaron en Valencia. Allí reunidas, las Cortes aprobaron el estatuto de autonomía vasco, que apenas pudo tener aplicación ante la caída de su territorio bajo el control de los alzados. La importancia dada por Largo Caballero a las centrales sindicales permitió que la CNT y la FAI llevaran a cabo una revolución social paralela al desarrollo de la guerra. Esta revolución se materializó en la expropiación y colectivización de industrias y tierras de cultivo, sin el consentimiento, pero también sin la oposición real del gobierno; las zonas más afectadas por esta revolución social fueron Cataluña, donde la CNT llegó a controlar cerca del 70% de las empresas, y la parte de Aragón aún en manos republicanas, donde se implantó una reforma agraria colectivizadora.

Frente a la opción tomada por Largo Caballero, tanto el Partido Socialista como el Comunista entendieron que la victoria en la contienda civil dependía de la capacidad de entendimiento entre ambas fuerzas políticas y la participación de todos los defensores de la República. A este conjunto resultaban ajenos los anarquistas, primero porque buena parte de ellos pretendían realizar -tal como estaban haciendo en Cataluña- una verdadera revolución interior e implantar un comunismo libertario radicalmente opuesto a la legalidad constitucional republicana; en segundo lugar porque su falta de disciplina y la negación de sus líderes de militarizar sus tropas estaban evidenciado su ineficacia en los frentes. El acuerdo entre socialistas y comunistas triunfó inicialmente en Cataluña con la creación del Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC), que pretendía eliminar a la CNT y el POUM, lo que produjo sangrientos enfrentamientos en las calles de Barcelona en mayo de 1937. La negación de Largo Caballero de ilegalizar al POUM le enfrentó a los dirigentes de su propio partido y al cada día más poderoso PCE, lo que le condujo a la dimisión.

Le sustituyó al frente del Gobierno el también socialista Negrín, y tomó la cartera de Defensa Prieto; inmediatamente, no sólo se ilegalizó el POUM, sino también se exigió a la CNT que integrara en la disciplina militar a sus tropas. El gobierno Negrín trató de cambiar la dirección política y económica de la República beligerante, lo que se materializó en una disminución del peso de los sindicatos y su práctica revolucionaria y un aumento de la presencia de los partidos políticos, en especial del socialista, pero cada vez más del comunista. La influencia del Partido Comunista creció tanto por ser el interlocutor directo de la Unión Soviética (de donde procedían las únicas armas que recibía la República) como por su labor de control sobre los mandos militares y la policía. Al mismo tiempo, el gobierno Negrín pretendió retomar el control de la economía, en especial para conseguir una mayor producción de todos los órdenes que paliara la creciente carencia de víveres y pertrechos civiles y militares. Fue esta carencia y los reveses continuos en la guerra lo que fue reduciendo la capacidad operativa del Gobierno hasta el final de la guerra. Llegado éste, sus miembros, como una parte importante de los ciudadanos fieles a la República, debieron emprender el camino del exilio.

 

  La organización de un Estado

La división de España en dos produjo también la existencia de hecho de dos Estados y dos gobiernos. Pero si la dinámica del republicano fue la de enfrentamientos internos y la paulatina pérdida de territorio y posibilidades de ganar la guerra, el bando nacional se caracterizó por la rápida organización de la dirección, basada en la centralización y la militarización del mando. Pero, sobre todo, la conformación del nuevo Estado estuvo basada en la creciente encarnación del poder en una única persona: Franco.

Monumento a Francisco Franco en Melilla.

Ante el fracaso del pronunciamiento ordenancista y la muerte en accidente de aviación de Sanjurjo, se constituyó en Burgos una Junta de Defensa integrada por militares y presidida por el general Cabanellas, para hacer frente a una guerra civil que se anunciaba más larga de lo esperado. Sin embargo, los militares alzados, ya con participación de organizaciones políticas civiles en el frente y en la organización de la retaguardia, no acababan de despejar las certidumbres sobre el régimen que se instauraría tras conseguir la victoria. Los carlistas, tan importantes en la zona norte como inexistentes en el resto, pretendían imponer su secular solución; los alfonsinos preconizaban la restauración de la monarquía dinástica en la persona del príncipe Juan de Borbón; los falangistas pretendían la creación de un Estado de corte fascista; y cedistas y ultranacionalistas tenían en mente la continuidad de la República, pero radicalmente transformada en sentido conservador y autoritario.

Hasta ese momento, Franco era uno más de los generales que había conspirado y se había alzado en armas contra la República, pero estaba al frente del ejército de África, la unidad más profesional y efectiva de la que disponían, y además contaba con las simpatías personales de Hitler y Mussolini, con quien su consejero y cuñado, Serrano Suñer, había entablado conversaciones directas en solicitud de ayuda material. Estas dos razones hicieron que Franco pudiera reunir en su mano todo el poder militar y civil del nuevo Estado embrionario: el 29 de septiembre fue designado Jefe del Gobierno y generalísimo de los Ejércitos, lo que suponía crear definitivamente una duplicidad de instituciones con la del bando republicano. Este Estado nacional fue reconocido al poco tiempo por Alemania, Italia, Portugal y el Vaticano, lo que le dio el aval diplomático internacional que era ratificado en territorio español con su supremacía bélica. Franco supo rentabilizar de forma extraordinaria y muy rápidamente estas circunstancias. Al tener de hecho toda la fuerza del nuevo Estado, también quiso tenerla de derecho; para eso debía eliminar toda posible competencia de liderazgo, dotar a su régimen de una base doctrinalmente definida y conseguir la victoria sobre la República.

La capitalidad del nuevo Estado estuvo dividida; en primer lugar en  Salamanca se instaló un primer equipo (bajo el nombre de Junta Técnica del Estado) que inició el desarrollo de la administración civil y legislativa del nuevo Estado; a partir de febrero de 1938 la capitalidad se trasladó a Burgos, ya con un ejecutivo formal reunido en Consejo de Ministros; este Consejo estaba presidido por el Jefe del Estado, cargo que Franco se irrogó en sustitución del anterior, Jefe de Gobierno. Esto significaba la total legitimación de la jefatura suprema alcanzada por Franco.

D. Francisco Franco Bahamonde.bartolome-francisco-cuartel-riffien-fotografia_ediima20140719_0094_22

La base ideológica de la que se partía era un conjunto de ideas en el fondo poco armónicas, tomadas del falangismo y el tradicionalismo con añadidos monárquicos y antiliberales. El entramado ideológico fue utilizado como armazón legitimador para la detentación del poder; lo verdaderamente importante fue en realidad la conquista del poder, al que se le trató de dar con posterioridad una carga ideológica de acuerdo al respaldo recibido para la toma de ese poder. Para ello el gobierno de Franco debió crearse una base política directa, un partido que respaldase su actuación y a la vez impidiera cualquier tipo de tensión con el resto de los que participaban, de uno u otro modo, en el bando nacional. El sistema empleado fue doble: por un lado, la eliminación incruenta de cualquier personalidad política que pudiera cuestionar el liderazgo de Franco (el líder tradicionalista Fal Conde fue exiliado; se prohibió la incorporación a filas de Javier de Borbón-Parma, pretendiente carlista, y de Juan de Borbón, hijo y heredero dinástico de Alfonso XIII; y la encarcelación de Manuel Hedilla y la ejecución en prisión de José Antonio Primo de Rivera por las autoridades republicanas dejó sin sus grandes líderes a los falangistas). El segundo paso fue decretar la unificación política de monárquicos, cedistas, carlistas y falangistas; el resultado fue la creación de un partido único, que tomó el nombre de Falange Española Tradicionalista y de las JONS, cuyo Jefe Nacional no era otro que el mismo Franco.

La instauración de un “Régimen de mando único y de partido único”, en palabras de Serrano Surrer, significó la superación de la primitiva administración militar creada para llevar a cabo la sublevación y el derrocamiento republicano y su transformación en un Estado de corte autoritario ordenancista.3686894157_be3b04e5ae

La ordenación político-administrativa del aparato del Estado se complementó con una considerable labor legislativa. A partir de marzo de 1938 se decretaron una serie de leyes y se pusieron en marcha unos programas que, conjuntamente, estaban encaminados a fundamentar jurídicamente el nuevo Estado y establecer los cauces de control de los distintos sectores económicos, sociales y culturales. En el campo laboral, sin duda, la ley más importante fue el Fuero del Trabajo, en el que protocolariamente se otorgaba el derecho -y a la vez se exigía el deber- del trabajo a todos los españoles; aunque sin duda la parte más trascendente de la ley era la eliminación de todo canal de representación sindical, así como el derecho de huelga y asociación.

1937-franco-hitler-mussolini-y-la-iglesia-catc3b3lica-bnLa Iglesia apoyó de forma prácticamente unánime al bando sublevado, incluso el cardenal primado Pla y Deniel proclamó el 30 de septiembre de 1936 la “cruzada contra los hijos de Caín”, legitimando el alzamiento de la nación en armas; por todo ello la Iglesia desde el comienzo recibió importantes prerrogativas. En el ámbito religioso la característica fue la anulación de toda la legislación que sobre este aspecto había desarrollado la República; en este sentido se restauró con todos los honores a la expulsada Compañía de Jesús, fueron suprimidos el matrimonio civil y el divorcio, los cementerios volvieron a la autoridad eclesiástica y al sistema educativo reingresaron los centros de enseñanza religiosos. Con todo, lo más importante en este aspecto fue la transformación del papel de la Iglesia, cuyos cometidos alcanzaron las bases de la política social del nuevo Estado, interpretadas a la luz de la doctrina social de la Iglesia.
ateismocristianismodiosjesusbibliareligioncatolicoscreyenteshitlerssnazissegundaguerramundialalemaniareichvaticanoespanayugoslaviaalbaniaitaliamussolinifrancoDos de las leyes más significativas que tomó el Gobierno de Franco fueron las que atacaron directamente a dos símbolos directos de lo que la República había pretendido ser: el campo y la prensa. La creación en abril de 1938 del Servicio Nacional de Reforma Económica y Social de la Tierra sirvió exclusivamente para ordenar la devolución de las tierras expropiadas y puestas en colectivización o repartidas entre el campesinado durante la República. La segunda fue la Ley de Prensa, que no era otra cosa que una legislación de la censura y la desaparición de toda libertad de expresión.

A la altura de mediados de 1938 el bando nacional, que se había alzado en contra del modelo de la República, había conseguido articular un nuevo Estado. Pero nadie en el momento de la sublevación había preconizado lo que dos años después parecía un modelo definitivo. Fueron las circunstancias de la guerra, la ambición personal de unos dirigentes y, sobre todo, las posibilidades dadas a quienes tenían en su mano la dirección de la contienda y el apoyo de potencias extranjeras, lo que hizo que este modelo acabara imponiéndose.

LES FASES DE LA GUERRA CIVIL ESPANYOLA

Juliol de 1936 – abril de 1939

 

 

L’esclat de la Guerra

17-19 de juliol de 1936

 

à17 de juliol – Aixecament militar de l’exèrcit al Marroc

à18 de juliol – Extensió de la rebel·lió militar a moltes guarnicions de la Península

à19 de juliol – Derrota dels insurrectes a Barcelona. Rendició del gral. Goded.

 

 

La Batalla de Madrid

Juliol del 36 – Març del 37

 

àAgost de 1936 – les tropes del Marroc passen per l’Estret de Gibraltar a les costes de Cadis amb l’ajut logístic d’Itàlia. Ocupació de Badajoz

àSetembre del 36 – Avanç sobre Madrid. Ocupació de Toledo. Campanya de Mola sobre Guipúscoa (ocupació d’Irun i de Sant Sebastià).

àNovembre del 36  – Fracàs en l’intent d’ocupació de Madrid, defensada per les milícies i les Brigades Internacionals.

àFebrer del 37 – Batalla del Jarama

àMarç del 37 – Batalla de Guadalajara – Derrota dels italians

 

 

La Batalla del Nord

Abril del 37 – Març del 38

 

 

Es forma l’ Exèrcit Popular de la República

 

àAbril del 37 – Bombardeig alemany sobre Gernika (dia 26) i altres poblacions de Biscaia.

àMaig del 37 – FETS DEL MAIG A BARCELONA

àJuny del 37 – Ocupació de Bilbao

àEstiu del 37 – Contraofensiva republicana com intent de distreure la pressió al front del nord: batalles de Brunete (Madrid) i de Belchite (Aragó).

àAgost del 37 – Ocupació de Santander

àOctubre del 37 – Campanya sobre Astúries. Caiguda de Gijón.

àNovembre del 37 – Trasllat de la capital des de València a Barcelona.

àDesembre del 37 – febrer del 38 – Batalla de Terol. Els republicans recuperen la ciutat de Terol, però aquesta tornà a caure en mans franquistes el mes de febrer del 38.

 

 

La Batalla de Catalunya

Març del 38 – Febrer del 39

àMarç del 38 – Inici de la campanya d’Aragó de l’exèrcit franquista, baixant l’Ebre cap a Catalunya.

à3 d’abril – Ocupació de Lleida i Gandesa

àFinals d’abril – l’Exèrcit de Franco arriba a la Mediterrània per Vinaròs, partint en dos el territori republicà i aïllant Catalunya de la resta del territori de la República.

àMaig de 1938 – Programa del Tretze Punts del Dr. Negrín, rebutjat per Franco.

àJuliol – Novembre del 38 – Batalla de l’Ebre – Última gran ofensiva republicana amb l’intent d’aturar l’avenç feixista.

à29 de setembre de 1938 – Pacte de Munic entre Hitler i França i el Regne Unit, que esvaeix les esperances d’ajut de les democràcies a la República Espanyola.

àDesembre del 38 – Inici de la campanya de Catalunya i ocupació del territori català (15 de gener del 39, Tarragona; 26 de gener, Barcelona; 11 de febrer, frontera amb França.

àGener – febrer del 39 – Exili massiu de gairebé 500.000 persones que creuen la frontera francesa.

 

El final de la guerra

Febrer – Març del 39

àFebrer de 1939 – Manteniment de la política de Negrin de la resistència a ultrança.

àMarç de 1939 – França i el Regne Unit reconeixen el govern del general Franco.

àMarç del 39 – Cop d’Estat del coronel Casado a Madrid.

à29 de març – Ocupació de Madrid

à30 de març – Ocupació de València i Alacant.

à1 d’abril – FINAL DE LA GUERRA.

 

 

Las fases de la guerra

Aunque se pensaba en una rápida campaña militar, la Guerra Civil duró casi tres años. La dinámica de la contienda, una vez diseñado el mapa resultante del alzamiento, se redujo a un avance casi constante de los sublevados. A grandes rasgos la Guerra Civil puede dividirse de hecho en cuatro fases principales, coincidentes con los grandes movimientos de tropas y el choque de los frentes.

La primera fase se prolongó de julio a noviembre de 1936. Fue, en realidad, la puesta en marcha del segundo proyecto bélico de los militares insurgentes si fallaba el pronunciamiento ordenancista: la pinza de los ejércitos del norte al mando de Mola y las tropas africanas dirigidas por Franco desde el sur. Mientras el primero logró una rápida conexión de los territorios bajo control nacionalista en la Meseta, a principio de agosto se produjo el traslado de las tropas en África hasta la Península; ante el control casi absoluto de la Marina por tropas leales a la República, el traslado del ejército colonial en Marruecos se realizó mediante el primer gran puente aéreo de la historia, para lo que se necesitó la ayuda de la aviación alemana. Franco controló rápidamente Cádiz y en unión con Yagüe desde Sevilla dominaron los núcleos antes aislados de Córdoba, Málaga y Granada. Una rápida movilidad hacia Extremadura permitió la comunicación directa entre las dos grandes zonas controladas por los nacionales. Inmediatamente se ordenó el avance sobre Madrid, aunque fue aplazado unos días para ocupar Toledo, donde se habían hecho fuertes y resistían el cerco los cadetes y mandos de la Academia de Infantería. En octubre se inició la primera ofensiva sobre Madrid, pero fue frenada por la acertada defensa desarrollada por Miaja, el general más prestigioso que permaneció a las órdenes del Gobierno republicano, y, sobre todo, con la respuesta entusiasta de una población con un exaltado sentido de defensa de la República que además contó con los primeros auxilios de las brigadas internacionales.

 

Tras la sorpresa que supuso la dura resistencia de la capital, lo que suponía el fracaso del segundo plan de los nacionales, la segunda fase de la guerra se caracterizó por la reorganización de los frentes, la incorporación del elemento civil al ejército en la zona nacional, la internacionalización de la guerra y el definitivo establecimiento del liderazgo de Franco en el bando nacional. Una segunda ofensiva sobre Madrid fue frenada de nuevo en febrero y marzo (batallas de Jarama   y Guadalajara, ésta con la intervención mayoritaria de soldados italianos en el bando nacional); esto hizo variar sensiblemente los planes y los combates se centraron en el frente norte. De mayo a octubre de 1937, la bolsa septentrional, todavía bajo control republicano, fue cayendo paulatinamente: Bilbao en junio, Santander en agosto, Asturias en octubre. Para aliviar la presión el mando republicano realizó dos maniobras de distracción: en Brunete, para romper el cerco sobre Madrid, y en Belchite, para tomar Zaragoza; sin embargo, ambas tentativas fueron rechazadas.

La tercera fase de la guerra estuvo determinada por el logro del bando nacional de dividir en dos partes el territorio todavía controlado por la República. La iniciativa en esta ocasión correspondió al mando republicano, que lanzó un fuerte ataque para tomar Teruel en diciembre de 1937; aunque el Estado Mayor nacionalista pretendía reactivar el cerco sobre Madrid para provocar su definitiva caída, Franco no podía permitir un paso atrás en Aragón. Con condiciones climáticas muy adversas, el resultado de esta decisión fue la toma, por unos y por otros, de la ciudad de Teruel, imponiéndose definitivamente las tropas de Franco. Desde ese emplazamiento una serie de movimientos condujo a la conquista de Vinaroz y con él la llegada de las tropas naciones al Mediterráneo y la división de la zona republicana en dos partes incomunicadas. Para evitar esta escisión el Gobierno republicano lanzó un duro ataque cruzando el Ebro y tratando de unir Valencia y Cataluña para rodear al ejército nacional recién llegado al Mediterráneo. Esta campaña dio origen a la larga y sangrienta batalla del Ebro, que se prolongaría de julio a diciembre de 1938 y sería ganada por el ejército rebelde, marcando así la definitiva suerte de la República.

La última fase de la guerra es la de la rápida caída de los dos territorios bajo control republicano. Desde finales de diciembre a febrero de 1939 fue ocupada sin grandes problemas Cataluña. A finales de ese mes Franco es reconocido oficialmente como Jefe del Estado por los gobiernos de Francia y Gran Bretaña. Desde comienzos de marzo el avance de las tropas nacionales sobre territorio republicano es constante y sin obstáculos. En Madrid se formó una Junta de Defensa para negociar el final de la guerra, pero Franco exigió la rendición incondicional. Tratando de evitar un sangriento asalto sobre la capital, Madrid cayó el 28 de marzo y en los dos días siguientes, los grandes centros aún bajo control de un Gobierno republicano que había partido hacia el exilio: Valencia, Cartagena, Murcia, Almería y Menorca. El día 1 de abril de 1939 todas las emisoras de radio difundieron el último parte de guerra, prólogo de la dictadura que acababa de comenzar: “En el día de hoy, cautivo y desarmado el ejército rojo, han ocupado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado”.

Último parte de guerra.

 

Internacionalización de una guerra civil

Aunque fueron causas eminentemente internas y fueron españoles los que dirigieron y padecieron las consecuencias de la Guerra Civil, no es posible concebir ésta sin determinados factores operantes en el contexto político internacional.

En primer lugar, la contienda se desarrolló en pleno crecimiento de los regímenes ordenancistas y en la disputa paneuropea entre demoliberales y filofascistas. En ese sentido no fue extraño que desde el comienzo de la guerra amplios sectores populares y grupos antifascistas de toda Europa (en especial de Francia y Gran Bretaña) y América (de Estados Unidos a México y Chile) se identificaran con la amenazada República Española. Por contra, numerosos miembros de los partidos únicos de los regímenes autoritarios de Alemania, Italia y Portugal no tuvieron problemas en apadrinar el levantamiento y ayudar material y humanamente a los sublevados, a los que les unían fuertes afinidades ideológicas.

Estas simpatías y afinidades se materializaron en una considerable participación directa en la guerra de soldados extranjeros. Este segundo nivel supuso ya una clara internacionalización de la Guerra Civil, pues en los frentes de Madrid, el País Vasco o Aragón combatieron soldados voluntarios de media Europa a un lado y otro de las trincheras.

Pero la internacionalización definitiva del conflicto se realizó con la participación directa de varios Estados europeos en la misma. Ante el estallido de la rebelión militar, el Gobierno frentepopulista realizó una petición de pertrechos bélicos a León Blum, quien presidía el Gobierno francés tras haberse impuesto en las elecciones de mayo encabezando la coalición del Frente Popular. Al mismo tiempo, Franco solicitaba ayuda logística a Hitler para transportar sus tropas en África hasta la Península; ayuda que le fue concedida en el plazo de horas, inaugurando una línea de colaboración que no se rompería hasta los últimos compases de la segunda guerra mundial. Casi de inmediato se reactivaron los contactos que los monárquicos mantenían con Mussolini desde 1932. Para ampliar definitivamente el círculo de participantes, tras algún tiempo de dudas, Stalin decidió ayudar con pertrechos militares a la República, lo que tuvo una influencia directa en el balance de poder político entre los partidos que la sostenían en beneficio del Partido Comunista.

Toda esta participación extranjera en la guerra se debe situar en un contexto político internacional con grandes tensiones. La inestabilidad estaba ocasionada por el cuestionamiento de la Europa salida de la primera guerra mundial, diseñada en los tratados de paz de París (especialmente el de Versalles, que atañía a Alemania) y cuyo cumplimiento estaba teóricamente garantizado por la Sociedad de Naciones. La crisis económica producida por el crack de 1929 había sembrado de tensiones sociales todos los países, pero fue en Francia y Gran Bretaña, donde el temor al desbordamiento ideológico hacía más temerosos a sus gobernantes. Las potencias democráticas apenas podían impedir la multiplicación de actuaciones que rompían el status quo, en especial los intentos italianos de crear un imperio en África y las reclamaciones territoriales alemanes en Centroeuropa. Ante el temor de un nuevo conflicto mundial Francia y Gran Bretaña estaban dispuestas a transigir en cuestiones que en principio aparecían como secundarias. Aunque a la vista de lo sucedido posteriormente parezca difícil de comprender, hacia 1936 las potencias democráticas creían poder suavizar el régimen de Mussolini y refrenar el impulso expansivo hitleriano con la satisfacción de unas demandas puntuales, que además creían en parte justificadas.

Aunque causó sorpresa la intervención al lado de los sublevados españoles de los regímenes nazi-fascistas de Italia y Alemania, Londres y París no estaban dispuestos a correr el riesgo de multiplicar las tensiones ni aceptar riesgos por defender a la República. De igual modo que tampoco lo estuvieron ante la remilitarización de Renania unos meses antes, ni lo estarían con la anexión de Austria en 1938 o la desmembración de Checoslovaquia en 1939. De esta actitud nació la idea de impedir una alineación de bloques por identificación con los bandos contendientes en la guerra civil española. En agosto de 1936 se realizó una propuesta formal franco-británica para promover la no intervención internacional en la guerra, a la que se sumaron gran parte de los Estados europeos, incluidos Italia, Alemania y la URSS.

Para garantizar esta neutralidad se creó el Comité de No Intervención, que entró en funciones en septiembre. Pero lo que no funcionó nunca fue la no intervención, pues Alemania e Italia continuaron enviando materiales y hombres en cantidades crecientes. Que desde el primer momento Hitler personificase su destinatario en Franco y sólo en Franco, al igual que acabara haciéndolo Mussolini, tuvo unas repercusiones extraordinarias en el futuro del general y sobre todo en el futuro Estado nacional. De igual modo, la URSS argumentó la colaboración nazi-fascista para justificar sus envíos en material y expertos militares; que éstos fueran destinados a ayudar a la República, pero exclusivamente a través del Partido Comunista, también tuvo unas repercusiones trascendentales en la evolución política del bando republicano.

La Guerra Civil española tuvo unos efectos muy importantes en la política internacional: completó la división de Europa en dos bandos enfrentados; complementó, junto con otros acontecimientos coetáneos, el derrumbe del orden internacional dictado desde Versalles; evidenció la ineficacia de la Sociedad de Naciones; y sembró de anuncios el futuro choque entre las democracias liberales y el fascismo. Esta guerra nunca fue exclusivamente una guerra civil. De hecho, puede considerarse como una primera fase de la segunda guerra mundial.

Consecuencias de una década dramática

La década de los años treinta, que comenzó con una dictadura y bajo los primeros efectos de la convulsión económica producida por la crisis de 1929, acabó con otra dictadura y bajo los anuncios de una mayor convulsión, esta vez bélica, que transformaría profundamente tanto la economía mundial como el panorama político internacional. La experiencia democrática más avanzada que había tenido España no pudo soportar el cúmulo de circunstancias adversas que impidieron su continuidad. No es cierto, como en ocasiones se ha asegurado, que la República estuviera condenada a desaparecer por los condicionantes internacionales e internos que debió padecer; no pudo acabar superándolos, pero si algo demostró el período republicano fue la responsabilidad básica de todos los agentes operantes, comenzando por los responsables políticos, sindicales y sociales y acabando por cada uno de los ciudadanos que, mediante su apoyo a una determinada opción, determinó en gran parte el futuro de su país.

Se ha asegurado que el mayor elogio que se puede decir de la República consiste en recordar lo que intentó ser; nunca como entonces España había gozado de una democracia homologable a las más avanzadas de la Europa occidental. Pero las dificultadas acumuladas impidieron su mantenimiento; las causas de este derrumbe pueden sintetizarse en cuatro grupos: a nivel político se evidenció la dificultad de consolidar un partido centro o grupo de ellos que sirvieran de plataforma sustentadora básica del régimen, lo que produjo una paulatina radicalización del electorado. A nivel social, persistió una gran diferenciación iniciada con el nacimiento de la República entre la clase política y la sociedad, entre los programas ideados por los gobernantes y la capacidad real de asimilación de la sociedad. En cuanto a lo económico, la crisis mundial afectó menos a España que a los países europeos desarrollados, precisamente por el retraso que su sistema económico venía arrastrando, pero la retirada de la ayuda internacional (banqueros ingleses, holandeses y alemanes cancelaron empréstitos a la joven República en 1931 que unos meses antes habían concedido a la feneciente monarquía) y ese mismo retraso en el desarrollo impidieron la generación de puestos de trabajo y fuentes de riqueza que sirvieran para satisfacer las demandas que la misma proclamación de la República había creado. Finalmente, la experiencia democrática de la República llegó a España cuando el escenario europeo se transformaba y radicalizaba en el enfrentamiento entre comunismo y fascismo; la clase política que había alcanzado el poder con la república hacía mucho tiempo que contemplaba a Europa con un deseo de emulación, pero la España de los años treinta sólo podía mirar a una Europa que parecía enloquecer.

Sin embargo, la gran causa de la quiebra de la experiencia democrática republicana radicó en la negación de una buena parte de la sociedad española; por intereses personales o corporativos, por temor a una revolución o a la pérdida de una cierta identidad nacional, esa parte de la sociedad quiso, y consiguió, destruir la República. La Guerra Civil no es otra cosa que el enfrentamiento entre aquellos que pensaban poner término a la República y aquellos que lucharon por su persistencia.

El resultado de ese enfrentamiento fueron tres años de muerte y destrucción. Unos 600.000 españoles murieron por causas directamente achacables a la guerra; a su término unos 270.000 estaban detenidos en campos de concentración y 300.000 partieron al exilio. Los daños materiales han sido difícilmente cuantificables; baste decir, que los niveles de la economía española de antes de la guerra no se recuperaron hasta veinte años después de su final. Pero tal vez lo más importante fue que el resultado de la guerra hizo perpetuar la división de las dos Españas y el sometimiento de una de ellas a una dictadura impuesta en nombre de la otra, pero de la que eran víctimas las dos.

El último parte de la contienda señalaba el 1 de abril de 1939 “la guerra ha terminado”. Pero la paz aún tardaría en llegar.

 

 

 

1 Empieza la Liga PFI Eléctrico

La apasionante liga o competición que hemos empezado:

https://www.thatquiz.org/ca/

usuario: vuestro email

contraseña: agusti + nombre (excepto Ismael C)

De 2017.01.21
Falten notes?
Canvieu el període de temps.
Cognoms Nom
Prova combinada
Europa – Rivers
Espanya – Regions
Espanya – Provinces
Espanya – Provinces
Vocabulari anglès
Verbs espanyols
Conversió
South America – Coun
Europa – Countries
Europa – Capitals
Problemes proporcion
Mitjana
BALTASAR JORDI 34 31 60 42
CONTRERAS ISMAEL
GARCIA ISMAEL 88 59 60 75 64 60 68
MARTINEZ EDGAR
MARTINEZ ERICK OMAR
RODRIGUEZ RAIMUNDO
SUAREZ JAVIER
TEACHER MANEL 78 100 100 96 96 85 91 100 77 91
VERGEL RUBEN

50 Castellano Verbos Práctica

Teoria

Resum de gramàtica bàsica

Examen Vebos, Gramàtica i Significats II

1.-Localiza los verbos de estas oraciones y di la persona, el tiempo, el modo y el infinitivo de cada verbo.

2.- Localiza los sujetos de estas oraciones y señala otras figuras gramaticales que conozcas. (CD, CI,  CC y Atributo)

Tenía una moto tu hermano.
Mañana por la mañana irán al cine tus amigos.
Ojalá mis hermanos hablen con ellos.
Eres un estudiante este año.
Me dio un paquete para ti el cartero el sábado pasado. 
Nos han dado un paquete los vecinos para ti esta mañana.
Mi hermano y yo te deseamos la mejor de las suertes todos los días.
A veces ella se sienta en la puerta de su casa por las tardes.
Tu primo no conocía mi dirección esta mañana.
Ahora están muy rotos estos zapatos.

3.-¿ Qué verbo,tiempo, modo y persona son? Encuentra la conjugación del infinitivo.

Yo he amado                  amáremos o amásemos

hubieron  amado          amábamos

amado                              hubiere amado

hayáis amado                 ame

habrá amado                   amando

4.-Sinónimo y Antónimo

a) blanco

b) enamorado

c) enseñar

d) demostración

e) aprobar

Teoria

Homonímia i Polisèmia

Homonímia: Paraules que tenen la mateixa forma però amb significats diferents. No tenen un origen etimològic comú i per això en els diccionaris es recullen en entrades diferents.
banc: per seure / per guardar diners
gat: animal / eina

Monosèmia: Una paraula monosèmica és aquella que només té un únic significat. Aquets mots solen pertànyer al registre tècnic o científic perquè cerquen precisió i exactitud i s’anomenen termes.
hidrologia: ciència que tracta de les aigües.

Homògrafs: Són mots que coincideixen en la grafia, però no necessàriament en el so.
deu: Cinc més cinc fan deu.
deu: Es deu haver perdut.
moc: Mucositat és sinònim de moc.
moc: Quan moc el peu és que estic nerviós.

Homòfons : si coincideixen en el so
massa: Arribes massa tard.
maça: Picaré amb la maça.
mac: Això són macs que el torrent duu a la cala.
mag: Els mags practiquen la màgia blanca.
bena: teixit de roba
vena: conducte per on circula la sang

 

L’homonímia és el fenomen present entre aquelles paraules que tenen un significat diferent, però s’escriuen igual (homògrafes) o es pronuncien igual (homòfones).

Exemple de paraules homògrafes: el canal / la canal.

Exemple de paraules homòfones: hem / em.

De vegades, però, alguns casos de paraules homòfones es donen només en alguns territoris, com són ara aquells on hom no fa la distinció entre el fonema [b], bilabial oclusiu sonor, i el fonema [v], labiodental fricatiu sonor. Per exemple: bena / vena.

Hi ha paraules homògrafes que es reconeixen segons llur gènere:

PARAULA

GÈNERE MASCULÍ

GÈNERE FEMENÍ

Albor Peix Blancor
Canal Via d’aigua Conducte
Capital Diners Ciutat principal
Casset Magnetòfon de casset (v. femení) Cinta
Cava Xampany Magatzem de vi / vena
Clau Peça per a clavar Peça per a obrir i tancar
Clímax Moment culminant d’un procès Etapa final climàtica / figura retòrica
Còlera Malaltia Bilis / irritació violenta
Coma Pèrdua de la consciència Signe de puntuació
Comparsa Persona que figura en una cavalcada Persones que van vestides igual / persona que figura en una cavalcada
Cremallera Ferrocarril de muntanya Fermall amb dents que corren per un passador
Delta Espai de terra a la desembocadura d’un riu Lletra grega
Deu Numeral Aflorament d’aigua
Dorsal Número a l’esquena dels participants d’una competició En fonètica: acostament del dors de la llengua al paladar / prolongació de les altes pressions d’un anticicló / serralada submergida

Polisèmia: Paraula que té més d’un significat. Els diferents significats d’un mot polisèmic s’anomenen accepcions i entre ells hi ha una relació d’analogia o semblança. Tenen un origen etimològic comú i per això en els diccionaris es recullen en una sola entrada. Les paraules més usades d’una llengua generalment són polisèmiques.
boca: 1. Obertura per on mengem. Però també… boca d’un volcà, boca del port, boca d’un riu, boca d’incendis, boca de metro
dent: 1. Cadascun dels òrgans durs i prominents situats a la cavitat bucal dels vertebrats que serveix per a la prensió i masticació dels aliments i per defensar-se. Té les dents molt grosses. 2. Cadascuna de les parts sortints de certs objectes. Les dents d’aquesta serra estan gastades..
Analogia: l’estructura amb puntes, la funció tallant.
braç: 1. Cadascuna de les dues extremitats toràciques de l’home. Duu un tatuatge al braç esquerre. 2. Part d’una cosa que s’allarga en forma de braç. Els braços d’una cadira. 3. Estament social. Pertany al braç eclesiàstic.
Analogia: la forma allargada, la idea de prolongació, d’extensió.

Exercici 5.- Paraules Polesèmiques i Homònimes.

Redacta la definició de dues accepcions de cadascuna d’aquestes paraules polisèmiques.
Quan hagis acabat, compara-les amb les d’un diccionari general.cangur
trau
serra
illa
carta

Exercici 6.- Homònimes.

Classifica aquestes paraules segons que en tinguin una altra d’homònima (amb un article diferenciat en el diccionari) o no en tinguin cap. Selecciona l’opció correcta.

volt:            sol:

esguard:    vetllar:

roser:          cor:

clavell:       pla: 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TIC 50 Exercicis per Estudiar Online

Català

http://enxaneta.info/index.htm

https://www.softcatala.org/corrector/

Castellà

http://conjugador.reverso.net/conjugacion-espanol.html

Matemàticas

http://www.vitutor.com

http://www.ematematicas.net

https://eu.ixl.com/math/grade-10

Anglès

http://www.edu365.cat/eso/muds/angles/index.htm

https://www.ejerciciosinglesonline.com

Geografia

http://serbal.pntic.mec.es/ealg0027/mapesflash.htm

geografia online

http://www.toporopa.eu/es/

Generals

http://www.edu365.cat

http://www.educa.jccm.es/es/estperadult/estudiar/ensenanzas-conducentes-titulacion/educacion-secundaria-personas-adultas-presencial-distancia-/educacion-secundaria-personas-adultas-distancia-espad/acceso-espa-distancia-ordinaria-virtual/temario-educacion-secundaria-personas-adultas-distancia-esp

Exercici TIC

Els Farem a Classe:

Farem una noticia dels recursos amb els que hem estudiat.

Tria 5 recursos dels anteriors i practica una mica, deixa constancia en la teva noticia de la teva pràctica.

Ara et proposem 4 exercicis diferents.

Geo:

Edita 10 comarques catalanes diferents i que es vegin els noms.

http://www.edu365.cat/primaria/muds/socials/editor_comarca/index.htm

English:

Fer l’exercici,

https://www.ejerciciosinglesonline.com/exercises-and-theory/listening/song-3-hello/

Castellà

Analitza una frase inventada per tu, de 10 paraules diferentes.

https://linguakit.com/es/analizador-sintactico

 

4.- Buscar altres recursos online per estudiar  les materies online en qualsevol d’aquestes materies a la Xarxa, que no hagi posat cap company…:

Matemàtiques, Anglès, Català, Castellà, Historia, Geografía,

TIC 49 Els anys dels exàmens per les faltes d’assistència

Us recordo els anys distribuïts per fer els exàmens de l’Institut Milà i Fontanals que hem de fer entre tots.

2016- El professor.

2015- Javier Suárez. ??

2014- Ismael Contreras.

2013 – Edgar Martínez.

2012 – Ruben Vergel.

2011 – Raimundo Contreras.

2010 – Sergi Romero. ??

2009 – Jordi Baltasar.

2008 – Eric Omar Martínez.